Respuestas múltiples frente a la brecha salarial

El 22 de febrero es el Día europeo por la igualdad salarial, y tenemos que recordar que las mujeres en España debemos trabajar 53 días más al año para tener la misma retribución que los hombres, por un trabajo igual o de igual valor. No importa hacia dónde miremos ni cuál sea la fuente consultada, la conclusión es irrefutable: la brecha salarial existe, y lejos de mejorar o corregirse, se perpetúa. Hasta la CEOE, con su ejecutiva recién estrenada, anunciaba hace unos días que prepara un informe con motivo de esta fecha. Desde luego es un avance, porque el primer paso para corregir un problema es reconocer que existe. En la misma fecha el año pasado, teníamos una patronal que negaba la mayor y un gobierno que decía que no tocaba entrar en eso.

El último informe sobre los sueldos de la Organización Internacional del Trabajo, (noviembre de 2018), indica que, a nivel mundial, las mujeres reciben un salario inferior en un 20% al de los hombres debido a factores que tienen su origen en la discriminación, los estereotipos y la maternidad.

A nivel europeo, según Eurostat, el salario de las mujeres es por término medio un 16,2% inferior al de los hombres. En España, según el Instituto Nacional de Estadística la brecha salarial se sitúa en torno al 23%, mientras que en Asturias se cuantifica en algo más del 29% si la medimos en retribuciones medias anuales y en torno al 22% si en términos de salario/hora. En ambos casos, somos la comunidad autónoma con una brecha salarial más alta, en parte por la naturaleza de nuestro tejido económico.

Las razones de la brecha salarial son múltiples, como múltiples han de ser las respuestas y soluciones para atajarla. No existe una receta única e infalible. La segregación horizontal y vertical de las mujeres, tanto en el acceso al empleo como en la promoción profesional; las estructuras retributivas con sus complementos sesgados por género y discrecionales; la valoración de los puestos de trabajo con criterios marcadamente masculinizados, que no tienen en consideración los trabajos relacionados con el cuidado (tradicionalmente femenino)  y los valores o cualidades que implica; la ausencia de corresponsabilidad de ellos y su absentismo del hogar, y la falta de conciliación, porque las mujeres dedicamos nuestro tiempo a las tareas domésticas y de cuidados, y lo hacemos gratis.

Y la maternidad, que condiciona especialmente el desarrollo profesional de las mujeres, sus salidas constantes del mercado de trabajo, con carreras discontinuas que influyen en las retribuciones salariales mientras trabajamos, pero también en las pensiones del futuro y en las eventuales prestaciones que tengamos que percibir. Hasta tal punto influye esta última variable, que según un estudio realizado por la London School of Economics, la maternidad representa el 80% de las causas de la brecha salarial de género en un país como Dinamarca.

Mientras trabajamos para conseguir un cambio social que implante definitivamente la igualdad real y efectiva, tenemos que aplicar todas las medidas a nuestro alcance para corregir esta situación anómala e injusta. Será necesario y urgente que propiciemos el disfrute de los mismos permisos parentales, personales e intransferibles; que en educación, favorezcamos la incorporación de nuestras jóvenes a titulaciones técnicas y tecnológicas, no sólo universitarias, sino también titulaciones de FP, que aseguren empleos bien remunerados. Y también la dedicación de nuestros jóvenes varones a carreras relacionadas con el cuidado, aportando valor así a estas profesiones sin las cuales no podemos poner en marcha cada mañana el mundo.

Pero también una Ley de igualdad retributiva que establezca un sistema de auditorías y controles, transparencia en las retribuciones (todas ellas), y un cuerpo de sanciones que permita a la Inspección de Trabajo, dotada de los suficientes recursos, también humanos, perseguir esta brecha salarial, que es discriminatoria, que es injusta y que sobre todo es ilegal.

No podemos olvidar que los emolumentos que dejamos de recibir las mujeres, son recursos que dejan de circular en la economía (no contribuyen al IRPF, no cotizan a la seguridad social) y detraen importantes cifras para el funcionamiento del conjunto de la sociedad.

Me pregunto qué ocurriría si para corregir este “defecto de fábrica”, se hubiera propuesto que las mujeres, por el mero hecho de serlo, tuviéramos reconocido sin más, un “complemento por cuidados” que resultara inalcanzable para ellos. Si la brecha fuera a la inversa, y operara a favor de las mujeres, ¿estaríamos hablando de esto? ¿Cuántos compañeros varones estarían dispuestos, para corregir la brecha salarial de género, a que su café diario costara un 29% más (que es la brecha salarial en el Principado de Asturias, la más alta del país)?

Por último, y para que nadie se sienta tentado a intentarlo, la eliminación de la brecha será por igualación al alza (porque las mujeres cobremos igual que los hombres, por un trabajo de igual valor) y no por igualación a la baja (bajando los salarios de ellos para hacerlos confluir). Porque en esto, como en tantas cosas, no todo vale.

articulo brecha salarial carmen escandon

https://www.elcomercio.es/economia/brecha-salarial-mujeres-asturias-20190220003312-ntvo.html

 

 

Anuncios

JORNADA BRECHA SALARIAL: SALARIOS Y PENSIONES UNA DEUDA PENDIENTE CON LAS MUJERES

El próximo 27 de febrero, a las 10:00 horas, en la Antigua Escuela Superior de Comercio, en Gijón, tendrá lugar la jornada titulada Salarios y pensiones, una deuda pendiente con las mujeres, organizada por la Unión General de Trabajadores de Asturias y la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT Asturias.

En la jornada, que será inaugurada por Cristina Antoñanzas, vicesecretaria general de UGT, intervendrá como ponente Paz Menéndez Sebastián, profesora titular de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Oviedo y ex letrada del Tribunal Supremo, que hablará sobre Seguridad Social y mujeres. Indagando en los motivos de la brecha prestacional.

A continuación, Iván Antonio Rodríguez Cardo, profesor titular de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Oviedo, tendrá una intervención titulada Reformulación de las pensiones de viudedad.

Clausurará la jornada Javier Fernández Lanero, secretario general de UGT Asturias.

El acceso es libre para todas las personas que deseen asistir, hasta completar aforo.

LA Antigua Escuela Superior de Comercio está en la calle Francisco Tomás y Valiente (Gijón)

La imagen puede contener: 2 personas, texto

CONCENTRACIÓN 26 DE FEBRERO TOLERANCIA 0 VIOLENCIAS MACHISTAS

Concentración contra las violencias machistas.
Martes, 26 de febrero, a las 12:00h., frente a Delegación del Gobierno en Asturias (Plaza de España, Oviedo).
Te esperamos!

La imagen puede contener: una persona

La ablación una práctica atroz que hay que erradicar de una vez por todas

Con motivo del día internacional contra la MGF (mutilación genital femenina, FGM siglas en inglés) que se celebra mañana, 6 de febrero, en 

UGT Asturias queremos condenar cualquier forma de violencia ejercida sobre las mujeres, 

y  en particular, en esta fecha, esta práctica brutal y atávica que supone, además de violencia sexual y de género, una conculcación de derechos humanos de las mujeres y niñas, reconocida como tal internacionalmente.

La MGF, conocida también como ablación de clítoris, se practica en niñas y adolescentes, y es causa de hemorragias graves y problemas de salud como infecciones e infertilidad, complicaciones en el parto, y no pocas veces ocasiona la muerte de las niñas a quienes se practica. 

Según datos de Naciones  Unidas, se calcula que hay al menos 200 millones de niñas y mujeres mutiladas en todo el mundo. En la actualidad se estima que cada año se mutilan los genitales a 3 millones de niñas. Aunque esta práctica se concentra en 30 países de África y Oriente Medio, es un problema presente en diferentes países asiáticos y en no pocas comunidades latinoamericanas.

En nuestro entorno, debemos concentrar los esfuerzos en mujeres refugiadas y migrantes, sin perder de vista el objetivo último de erradicar de una vez por todas y para siempre la mutilación femenina, muy relacionada con otra práctica nociva como el matrimonio infantil y forzado con el que también hemos de acabar.

De acuerdo con la agenda 2030 de ONU, son varios los ODS (17 objetivos de desarrollo sostenible) concernidos en este asunto: objetivo tres, salud; cuatro, educación y cinco, igualdad de género. Y son ya tres las resoluciones de la Asamblea General de ONU que han pedido la eliminación de la MGF.

La desigualdad y discriminación de la mujer que subyacen en este comportamiento atroz, hacen que deban resultarnos repugnantes y las combatamos desde nuestras respectivas esferas y áreas de influencia, con educación, concienciación y medios para que más pronto que tarde este día internacional de paso a otra celebración.

CONCENTRACIÓN CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS

El martes, 29 de enero a las 12:00 nos volvemos a concentrar contra las violencias machistas. Será en Oviedo, en la confluencia de las calles Santa Teresa y Av. Galicia y Cervantes. Participa!

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Guía básica para trabajadoras y trabajadores

Cuando escribo estas líneas, se está celebrando el 40 aniversario de la CE 1978, cuyo artículo 14 consagra el principio de IGUALDAD “los españoles son iguales ante
la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión, o cualquier otra condición o circunstancia personal o
social”.
Sin embargo, la igualdad era entonces y es ahora algo formal, muy alejado de la igualdad real y efectiva de la que hablaba la LOIEMH 2007. El texto constitucional
tuvo 7 padres y ni una sola madre; de los 39 miembros de la Comisión Constitucional sólo una era mujer, Teresa Revilla. Y en las cámaras solo 27 constituyentes eran mujeres: 21 diputadas y 6 senadoras. En el texto constitucional solo aparece el término MUJER en 2 ocasiones, en artículo 32 (sobre el derecho a contraer matrimonio en igualdad jurídica) y artículo 57 (que prioriza al varón sobre la mujer en la sucesión al trono). Por cierto, ninguna de las 27 mujeres constituyentes votaron a favor de este artículo, demostrando coherencia
con el ya aprobado por unanimidad artículo 14. Desde entonces hasta ahora han cambiado muchas cosas, o al menos eso quieren hacernos creer; las mujeres nos hemos incorporado plenamente (que no en condiciones de igualdad) al mundo laboral, pero los hombres siguen ausentes del hogar y las tareas del cuidado; la desigualdad salarial, el techo de cristal, suelo pegajoso y tantos conceptos que se definen en esta guía están aún presentes en nuestra sociedad, haciéndola desigual e impidiendo con ello que sea democrática.

Aquí os dejamos la vía que hemos elaborado con las definiciones básicas para la igualdad: Guía para trabajadoras

Tolerancia 0

Violencias machistas, tolerancia cero. Este mediodía nos hemos vuelto a concentrar junto a CCOO de Asturias contra toda forma de violencia machista ejercida sobre las mujeres por el simple hecho de serlo.
Leyó el manifiesto nuestra compañera Carmen Escandón, secretaria de Igualdad de UGT Asturias.